Strict Standards: Non-static method cArticulo::obtenerPorIdPublic() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 10

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 669

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 688

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 689

Strict Standards: Non-static method cArticulo::obtenerImagenesPublic() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 20

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 694

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 705

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 706

Strict Standards: Non-static method cArticulo::obtenerImagenesPublic() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 21

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 694

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 705

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 706

Strict Standards: Non-static method cArticulo::obtenerImagenesPublic() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 22

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 694

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 705

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 706

Strict Standards: Non-static method cArticulo::obtenerSubNotas() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 25

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 177

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 187

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 188

Strict Standards: Non-static method cArticulo::vista() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 28

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 834

Strict Standards: Non-static method cComando::ejecutar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 839

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cArticulo.php on line 840

Strict Standards: Non-static method cComentario::obtenerPorArticulo() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 31

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cComentario.php on line 87

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cComentario.php on line 97

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cComentario.php on line 98

Strict Standards: Non-static method cBanner::obtenerPorArticuloSeccionUbicacion() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 37

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 197

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 209

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 210

Strict Standards: Non-static method cBanner::obtenerPorArticuloSeccionUbicacion() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/fichaNota.php on line 38

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 197

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 209

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 210
Juan Rosauer, viverista | ProduccionSur.com
Clima Soleado con leves nubes Clima

Seguinos en:


Strict Standards: Non-static method cSeccion::obtenerSeccionesPorUbicacion() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/_menuprincipal.php on line 4

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 336

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 360

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 361

Strict Standards: Non-static method cSeccion::obtenerSeccionesPorUbicacion() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/_menuprincipal.php on line 5

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 336

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 360

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 361

Strict Standards: Non-static method cSeccion::obtenerSeccionesPorUbicacion() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/_menuprincipal.php on line 6

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 336

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 360

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 361
 

Juan Rosauer, viverista

27/06/2007 

Un vivero que hizo historia

Juan Rosauer fundó en 1920 una de las empresas más importantes de la región: el vivero “Los Alamos”. En la fracción que le cedió su padre en Valle Medio multiplicó sus primeros frutales y rosales. En pocos años el joven se convirtió en el mejor viverista de la zona. Su rigor y laboriosidad fueron acompañados también por la fortuna. Un encuentro casual con el Gerente del Ferrocarril Sud, Sir Montaguy Eddy, se tradujo en la consolidación de su empresa que creció a la par de la expansión de la fruticultura valletana.
por Susana Yappert
De Austria a Río Negro.
 
Robert Rosauer y su mujer Hedwig Klein llegaron a la Argentina a fines del siglo XIX. Dejaron el Imperio Austro Húngaro que se precipitaba en su descomposición. Como tantos, huían de las guerras provocadas por la decadencia de las dinastías europeas. Todos los hermanos de Robert migraron por la misma razón: Moritz se fue a Estados Unidos; su hermana Stephanie a Francia, Ida se quedó en Alemania y Leo y él optaron por Argentina.
 
Los Rosauer eran cerveceros de tradición, pero Robert encontró otra pasión en su vida: la filatelia. Uno de los motivos que lo trajo a Buenos Aires fue el hecho de percibir que aquí había un buen futuro en su actividad. Una ciudad cosmopolita, que crecía como pocas y con la mirada puesta en el mundo. En Buenos Aires, Robert se dedicó un tiempo a hacer tarjetas postales de Argentina y viajaba continuamente a Europa por sus estampillas.
 
El matrimonio Rosauer Klein tuvo en Buenos Aires a sus 3 hijos, Carmen, Rodolfo y Juan Erich, de los que sobrevivieron sólo los varones. Rodolfo nació en 1899 y Juan Erich, en 1901. Vivían en una casa de Avenida de Mayo donde todavía se veía ordeñar a las vacas en la calle.
 
Al radicarse en Argentina, Robert adquirió tierras en Chaco y en la Patagonia, pero por motivos que desconocen sus descendientes, resolvió concentrar sus inversiones en el sur. En esta región adquirió un campo en la zona de Las Lagunas (norte de Neuquén), otro sobre la margen norte del río Negro, cerca de Paso Peñalva (hoy Pomona); y el último sobre la margen sur del río Colorado, donde la familia se radicó una temporada. Bautizaron a este campo “La Moravia”, como se denominaba la región de Austria de donde provenían. Allí tuvieron ganado ovino y lanar. Pasaban temporadas en el campo y en Buenos Aires, hasta que una fuerte crecida del colorado trastocó sus sueños. Fue la gran creciente de 1915. El río se llevó el ganado y la casa. Pero no fue la única crecida que padecieron, aunque sí la más grave. En la familia recuerdan tres importantes. El número es preciso pues es exactamente el número de veces que la mujer de Robert rastrilló los alrededores de su casa para rescatar sus cubiertos de plata.
 
Siguieron viviendo en aquella propiedad un tiempo, pero en 1921 se mudaron a Paso Peñalva, que años más tarde Rodolfo, el hijo mayor del matrimonio, rebautizará con el nombre de una diosa griega: Pomona. En tanto, los hijos de Robert y Hedwig hacían sus estudios en Buenos Aires. El mayor cursaba Ingeniería Civil y Juan asistía a la Escuela de Agronomía Santa Catalina de Lavallol, una escuela salesiana en la que obtuvo su título de Perito Agrónomo.
 
En 1917 y con 18 años, Juan dejó Buenos Aires y vino a trabajar al campo del río Colorado. Poco después, en un arreo de animales desde el Colorado a Paso Peñalva, contrajo tuberculosis. En aquella época no existía medicamento alguno para tratar la enfermedad, excepto llevar al enfermo a zonas cuyo clima favorecía la cura. Así, Juan partió rumbo a La Rioja. Dos largos años estuvo en Chilecito para su restablecimiento. Un tiempo largo para una personalidad inquieta que encontró cauce haciendo experiencias nuevas. Con ayuda de su padre, intentó sin éxito extraer mercurio de las minas riojanas. Pero la minería no lo convenció y decidió retornar a las tierras patagónicas.
 
El primer vivero en Paso Peñalva
 
En 1920 Juan comenzó en Paso Peñalva su primer vivero. “Mi padre -recuerda hoy su hija Martha- le alquiló a mi abuelo una parte de campo en la que tenía vacas. Allí papá ocupó unas pocas hectáreas para hacer su emprendimiento. Su tierra estaba sobre la costa del río Negro, en la margen sur, y con riego mecánico comenzó con su vivero, un vivero de frutales, aunque ésta no era su única actividad. También tenía sus amadas rosas; producía miel, plantas ornamentales, cultivaba frambuesas y hacía dulces que luego vendía a los alemanes que vivían en Capital Federal”.
 
“Papá era un enamorado de las rosas. En un momento se le ocurrió regalarle rosales a las esposas de sus clientes.  Con este gesto, empezó a esparcir rosas en todo Río Negro. Con el tiempo anexó el cultivo de rosas a su vivero hasta hacerse conocido en todo el país por sus rosas...”, relata Martha.
 
Pero volvamos a la década del 20. Cuentan que un viejo poblador de Valcheta pasó frente al vivero de Rosauer y se interesó por sus primeras plantas. Con aquel hombre haría su primera venta importante. Pero su suerte cambiará definitivamente unos meses más tarde, cuando en un viaje en tren de Buenos Aires hacia el sur, Juan Rosauer conoció a Sir Montague Eddy, nada menos que el Gerente del Ferrocarril del Sud, quien- al tanto de sus conocimientos- le pidió que hiciese un vivero de plantas frutales en vista al proyecto de desarrollo de la fruticultura que la empresa inglesa impulsaba para la región.
 
“En el año 1921 la Empresa de Ferrocarril Sud contaba con poco transporte de carga y proyectaba incrementarlo”, recordaba el mismo Juan Rosauer al cumplirse los 50 años de la fundación de su empresa. “Con gran visión de futuro pensó en fomentar el desarrollo de la fruticultura, teniendo en cuenta la calidad de la tierra y la facilidad del riego en la región. De esta manera en pocos años logró su objetivo, incluso en ciertas épocas llegó a ser insuficiente su capacidad de carga. Comienza entonces la importación de plantas que distribuyó a precios de fomento y al poco tiempo me encargó la multiplicación masiva de frutales, entregándome las yemas de las distintas variedades de Manzanas y Perales. Fue así como se propagaron más de 40 variedades que lamentablemente a los pocos años demostraron no tener aceptación comercial o no prosperaron debidamente; todavía muchos chacareros de esa época recuerdan con pena haber tenido que arrancar montes completos en plena producción.... Yo traje en 1923 de Australia, por intermedio del Sr. William Phillip, más de 140 variedades que he experimentado en Choele Choel, sin contar otras procedencias como Francia. Italia, Estados Unidos, etc., y hoy, de toda esta colección, no quedan más de 8 o 10 variedades que se adaptaron a nuestra zona”. Este fue el comienzo de la empresa familiar que aun hoy multiplica frutales y rosas para la región y el mundo.
 
El joven Juan Rosauer puso toda su energía en el despegue. Su vitalidad, rigor y laboriosidad, le permitieron en pocos años consolidar su emprendimiento. Durante casi dos décadas multiplicó plantas en la zona de Pomona y las comercializó a lo largo y ancho de todo el país.  A poco de ser fundado su vivero comenzó a recibir los primeros premios. Una colección de medallas que conserva la familia dan cuenta de la calidad de las plantas que nacían en “Los Alamos”.
 
El padre de Juan Rosauer, Don Roberto, por entonces ya estaba completamente integrado a la vida local y participaba de todos los proyectos que tenían como objeto el progreso de la región. Por esta fecha se lo ve formar parte de Directorio del Banco de Río Negro y Neuquén y de la Sociedad Rural de estos territorios.
 
De Paso Peñalva al Alto Valle
 
En momentos en que la fruticultura se expandía con toda su fuerza, Juan Rusauer decidió comprar una propiedad en Cipolletti. En 1940 adquirió las primeras 20 hectáreas  y se radicó en esta localidad del Alto Valle. Los motivos de la elección de este lugar fueron dos: Rosauer consideraba que el polo de desarrollo de la fruticultura estaba en el alto valle y por sobre todo, su actividad requería permanentemente de suelos nuevos. De modo que mudó su empresa. Instaló su vivero en aquellas primeras hectáreas y -con el tiempo- compró chacras en los alrededores para expandir la actividad. Aquel año, el año del gran cambio en su vida, murió su padre, Don Roberto.
 
Al poco tiempo de llegar a Cipoletti también conoció a quien sería su mujer, Irene Toschi. El padre de Irene tenía un almacén de Ramos Generales donde Rosauer se abastecía. Cuando Irene conoció a Juan tenía 19 años; unos 20 menos que él. Se casaron en 1941 y tuvieron tres hijos: Martha, Juan Roberto y Juan Erich. Fueron un matrimonio muy unido y según sus hijos, el éxito de la empresa también radicó en esta unión.
 
 “Don Juan Rosauer jamás hubiese sido quién fue si no fuese por su mujer, quien lo acompañó y trabajó a la par de él siempre. Siguiéndolo en los días de heladas, en los calores abrasadores del verano, en todos sus desvelos”, recuerda Martha.
 
Los hijos de Juan e Irene vivieron aquel mundo esforzado, donde el trabajo subordinó toda otra actividad familiar. “Solo dos veces salimos de vacaciones -recuerda Martha- Cuando éramos muy chicos nuestros padres nos llevaron a conocer Buenos Aires y años después, viajamos a Bariloche. Pasamos nuestra infancia en Cipolletti y cuando comenzamos la secundaria nos enviaron pupilos a Buenos Aires. Culminados nuestros estudios, volvimos para trabajar con nuestros padres”.
 
En tanto, la empresa siguió creciendo. Luego de una década en Cipolletti, fue necesario volver a cambiar los suelos. En 1950, Rosauer compró chacras en Villa Regina, el vivero de Cipolletti fue desarmado y mudado y se loteó aquella primera chacra para convertirse en barrio. Aun así, Rosauer decidió mantener las oficinas comerciales y la administración de la empresa en esta localidad, donde fijó su residencia. En 1950 Rosauer vendió el campo de Paso Peñalva a una familia de Cipolletti. Entonces, sus plantas se vendían en todos el país.
 
La siguiente década transcurre en Villa Regina, una década de grandes cambios para la región, tanto políticos, como económicos. La hija mayor, Martha se convirtió en  la principal colaboradora de su padre y lo hará a lo largo de 10 años. Mientras sus hermanos menores continuaban sus estudios, ella se radicó en Villa Regina. “Mis  padres iban y venían en camioneta de Cipolletti a Regina a diario -relata Martha-. En este tiempo llegaron algunas comodidades que facilitaron el trabajo a la distancia: la Ruta 22 se asfalta y mejora el transporte y la comunicación”. Rosauer,  siempre abocado a las plantas, encontró excelentes colaboradores que lo liberaron del manejo financiero de su empresa, uno de ellos fue Ernesto Martí Reta.
 
Al llegar 1960, la empresa ya era lo suficientemente fuerte como para adquirir un número importante de hectáreas, algo indispensable para hacer rotación del suelo sin mover sus instalaciones. Así, el Vivero “Los Alamos” se mudó a Campo Grande, donde se encuentra desde entonces. La empresa adquirió sus primeras 300 hectáreas en aquel lugar donde todavía no había establecimientos frutícolas. “Era como volver a empezar -sigue Martha-. Cuando llegamos a Campo Grande sólo había tierra y agua. Se levantaron las instalaciones y mucho tiempo después llegaron comodidades como el teléfono”.
 
La familia sumó la producción frutícola en la década del 70. En 1974 inauguró su primer frigorífico y empaque. Pero la tarea no era del todo nueva. Ya en 1950, Juan Rosauer había participado de la fundación del primer frigorífico de su ciudad, el Frigorífico Cipolletti. Fue uno de los primeros socios, junto a otras familias pioneras, como Gasparri, Toschi, Mohr, Bassi y otros. Luego se sumaron a la producción de las primeras chacras de El Chañar. En tanto, los hijos de Juan iban haciéndose cargo de la empresa familiar.
 
Como todo pionero, Juan Erich Rosauer trabajó hasta que sus fuerzas se lo permitieron. Durante su retiro, escribía prolijas recomendaciones a sus hijos, los orientaba con su experiencia y consejo y, en la medida de sus posibilidades, participaba de las decisiones trascendentes de la empresa. Juan Rosauer murió el 26 de junio de 1986 en Cipolletti, dejando en manos de sus descendientes el vivero más importante de la Patagonia y uno de los más importantes del país.
 
Hace pocos años, la familia emprendió una importante reestructuración de la empresa, sumando nuevos emprendimientos e incorporando en ellas a la tercera generación Rosauer. El vivero fundado por Juan Erich hoy está manejado por su nieto Juan Martín, al tiempo que producen fruta y forman parte de grupo exportador Ecofrut SA.
Enviar comentario Enviar comentario
Click en la imagen para ampliar Balsa de Paso Peñalva (Pomona), Valle Medio Balsa de Paso Peñalva (Pomona), Valle Medio Robert, Hedwig y sus hijos en el campo junto al Río Colorado Robert, Hedwig y sus hijos en el campo junto al Río Colorado Juan Rosauer adolescente Juan Rosauer adolescente Juan, Irene, y sus hijos Juan, Irene, y sus hijos Ernesto Martí Reta, colaborador de Juan Ernesto Martí Reta, colaborador de Juan Primeros años en Cipolletti Primeros años en Cipolletti Vivero Los Alamos de El Chañar Vivero Los Alamos de El Chañar Cerezos Cerezos Juan Rosauer Juan Rosauer
Regístrese gratis aquí

Strict Standards: Non-static method cBanner::obtenerPorArticuloSeccionUbicacion() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/_columnaDerecha.php on line 14

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 197

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 209

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cBanner.php on line 210

Strict Standards: Non-static method cSeccion::menuInferior() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/_pie.php on line 2

Strict Standards: Non-static method cDB::conectar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 365

Strict Standards: Non-static method cComando::consultar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 379

Strict Standards: Non-static method cDB::cerrar() should not be called statically in /home/fruticul/public_html/clases/cSeccion.php on line 380

© 2013 produccionsur.com | Todos los derechos reservados | desarrollo de sitios web con Drupal